Una de tantas (I)

Hay tantas y tantas rutas y etapas por las que he pedaleado que no me puedo quedar con ninguna en concreto. En todas y cada una de ellas ha habido algo para recordar: compañeros, vivencias, paisajes… Os podría explicar todas con pelos y señales pero no quiero aburriros así que os contaré rutas o tramos de rutas que creo que deberían ser obligatorias pedalearlas, disfrutarlas y sufrirlas. Y sí, digo sufrirlas porque sino no sería ciclismo.

Vaya por delante que tengo la gran suerte de vivir en una zona de riqueza paisajística espectacular y contar con una red de carreteras por la que poder movernos en bici bastante bien conservada. No os hablaré de quilómetros ni de desniveles (eso lo tendréis que descubrir por vosotros mismos) pero si os voy a explicar una etapa que para mí es de las más bonitas que tenemos por la zona del Vallés. Llegar a Sant Miquel del Fai es bonito sobre todo si lo haces aproximándote desde Sant Feliu de Codines, subiendo por la C-59 y tomando un desvío a la derecha por la carretera BV-1485 en dirección a santuario de Sant Miquel del Fai, que aunque actualmente está cerrado por obras. En esta carretera tendremos tramos de todo tipo, tramos rápidos, revirados algún que otro repecho, pero lo que realmente te deja sin aliento son las vistas que quedarán a nuestra derecha del valle de la Riera del Tenes, con vistas a Els Cingles del Bertí y al fondo del valle la Riera del Tenes con sus Gorgs, vamos que no os aburriréis para nada.

Finalmente después de una herradura de bajada muy rápida cruzando riachuelos, manantiales y una rica y diversa vegetación, empezará un corto pero intenso repecho en el que podréis apreciar el santuario de Sant Miquel del Fai, antiguamente con un gran salto de agua característico del lugar pero que actualmente está cerrado. Una vez llegados a la entrada del santuario, debemos seguir ascendiendo, adentrándonos por una carretera menos cuidada con tramos que llegan a ser de "sterrato". Nos encontraremos un par de desvíos en la carretera pero es fácil ya que siempre circularemos en sentido antihorario hasta llegar a Sant Quirze Safaja y poder coger nuevamente la carretera de vuelta a a Sant Feliu de Codines o improvisar hacia Castellterçol o Centelles. Posibilidades casi infinitas. El límite lo pones tú.


Con el pensamiento escrito de esta semana te invito a que la próxima ruta que hagas no solo la disfrutes dando pedales, esforzándote en los relevos o en los esprints, disfrútala observando la inmensidad del paisaje y de la orografía que se nos ofrezca delante de la vista y piensa que ese instante que tendrás delante será irrepetible.



Posts destacats